Ir a contenido principal
NOTAS / SEPTIEMBRE 2014
ARTES VISUALES

Ford Falcon, de la represión a la obra de arte

El modelo automotor de la compañía Ford, que ingresó al mercado en 1957 como “vehículo para toda la familia”, empezó a fabricarse en Argentina cinco años después y alcanzó records de ventas. En un comienzo fue utilizado por la policía y más tarde, en la década del 70, como móvil de los grupos represivos paraestatales.  Además de convertirse en uno de los íconos del terrorismo de Estado por su utilización en operativos de secuestro y desaparición de personas durante la dictadura militar, el Falcon simboliza la complicidad civil en ese proceso represivo. En julio de 2014, con el Estado nacional como querellante, comenzó el juzgamiento a tres ex directivos de la empresa por su intermediación en el secuestro y la desaparición de al menos 25 delegados de la fábrica de Pacheco entre marzo y agosto de 1976. En la instalación “Autores Ideológicos” –que se exhibe en el hall del Conti- Javier Bernasconi, Omar Estela, Marcelo Montanari, Marcela Oliva, Luciano Parodi y Margarita Rocha presentan un Falcon desarmado, pintado de blanco y resignificado como obra de arte.